0
0
0
s2sdefault
image001
 

VIAJE A JAPÓN

SEPTIEMBRE 2019
por Luis Egea 

Siempre había tenido ganas de hacer una visita al Imperio del Sol Naciente. La cuestión es que, por unas o por otras cosas, siempre hemos decidido ir hacia otro lado del planeta buscando la realidad y la vida natural por distintos continentes y países. En mi intención de ir a zonas remotas y poco explotadas por el turismo, que es bueno para la economía de los países, pero supone un mal negocio por el destrozo que provoca muchas veces en las zonas naturales y en las costumbres de las etnias, que las lleva a la pérdida de su alma, nos llevamos una grata imagen de lo que es Japón. Siempre había pensado que era un país muy tecnológico y muy poblado, estropeado por el exceso de avances técnicos, que son buenos para muchas cosas, pero no lo son tanto para salvar los espacios naturales. En definitiva, el progreso hace mella en todo y en mi opinión no queda mucho ya por descubrir sin que haya pasado la mano del hombre actuando en su contra.
 
La primera impresión que te llevas cuando aterrizas en Japón, es que es un país con un funcionamiento muy simple. En el aeropuerto no hay problemas de trámites y las autoridades hacen que sea sencilla la tramitación de los pasaportes para la entrada al país.
 
La peor parte es que todo está escrito en caracteres japoneses, así que es imposible para un extranjero sin conocimientos del idioma local enterarse de algo. A la vez, también hay que decir que, ante la menor duda, la gente se acerca a ayudarte y a darte indicaciones, pero cuesta encontrar a alguien que sepa hablar inglés o cualquier otro idioma, así que nuestro gozo en un pozo. Pero siempre hemos dicho que la aventura es eso, una aventura, así que nos dispusimos a disfrutar de ella y de todas las sorpresas que nos deparara el viaje, porque son esas pequeñas cosas las que lo hacen más excitante.
 image003image004

Isla de HOKKAIDO

SAPPORO – ASAHIKAWA – ABASHIRI – OBIHIRO – NOBORIBETSU - HAKKODATE 

La primera parte de la ruta que os vamos a comentar, es el recorrido que hicimos a lo largo de la isla de HOKKAIDO en coche de alquiler, empezando por su capital SAPPORO.
 
Llegamos a SAPPORO y en el aeropuerto alquilamos un coche. Elegimos esa opción después de informarnos de que el funcionamiento del servicio ferroviario no es bueno en esa zona y no es tan ágil como en la isla principal de HONSHU, donde funciona de maravilla y es la opción más aconsejable para desplazarse por ella.
 
Después de intentar poner el navegador en inglés, misión que resultó imposible, porque ni siquiera el personal de la agencia de alquiler de coches lo hablaba, nos pusimos en marcha directos a la ciudad de SAPPORO siguiendo las indicaciones de Google Maps en el móvil, conectado mediante un pocket wifi que alquilamos para toda la estancia en el país. 
 
SAPPORO es una ciudad pequeña, con famosas montañas para los aficionados al esquí, y en ella pensábamos pasar los dos primeros días de viaje.
 
La ciudad es muy fácil de manejar y muy buena como toma de contacto con Japón, con gente muy amable, buenos restaurantes y, lo mejor de todo, su famosa cerveza SAPPORO. 
 
image006
 
Ya desde el punto de vista fotográfico, para este viaje me llevé dos cámaras, una réflex CANON 5D MARK II y una compacta CANON G1X MARK II. Para la réflex, los objetivos que llevé fueron un 24-70mm 2.8 de la serie L y un 16-35 mm 2.8, ambos de CANON.
 
La primera toma de contacto con la ciudad la hicimos de noche, puesto que anochece a las seis de la tarde y acabábamos de llegar apenas una hora antes al hotel, así que decidimos salir a buscar las primeras impresiones y a cenar algo para iniciarnos ya en la comida japonesa y en sus costumbres y así irnos aclimatando al país. Para ese primer paseo me llevé la cámara compacta, por no llevar mucho peso en el cuerpo después de trece horas de avión. Empezamos a caminar y vi los primeros motivos que a todos nos llaman la atención: los neones de iluminación nocturna de los edificios. Así que, con un pequeño trípode de viaje, una cámara compacta y un móvil, hicimos las primeras fotos de lo que prometía ser un viaje inolvidable.
 
image008
 
Después tocaba ir a cenar nuestra primera comida japonesa, con platos muy ricos y, como ya he dicho, una cerveza excelente para los que gusten.
 
image010image012
 
Después de pasar dos días en la capital, visitar la ciudad y sus alrededores, emprendimos el camino hacia el norte y el centro, hacia ASAHIKAWA. Es una ciudad pequeña situada en las inmediaciones del Parque Nacional de SOUNKYO, desde la cual al día siguiente comenzamos nuestro periplo de aventura y montaña por Japón.
 
image014
 
Llegado este punto, he de comentar que Japón es un país muy montañoso y volcánico, podríamos decir que todo es un volcán, así que no hay muchas zonas llanas y para recorrerlo, toca subir monte.
 
Además, la zona está llena de osos pardos y negros, por lo que hay que estar alerta y llevar tus cascabeles sonando en la mochila para que los animales nos oigan y sean conscientes de nuestra presencia, evitando así que se asusten y tengan una reacción violenta si estamos cerca.
 
image016
 
Desde ASAHIKAWA nos dirigimos hacia el este a través del macizo central de la isla, hasta la pequeña población de ABASHIRI, situada en la costa este. Es un pueblo con un puerto pesquero muy importante para la gastronomía japonesa, pues allí se pescan el salmón y la caballa con los que luego se prepara el sushi que podemos probar en todos los restaurantes. En esta zona, durante los meses del crudo invierno, el agua del mar se congela y los rompehielos hacen su aparición, al ser una isla que ya está en el círculo polar ártico. Sin embargo, en septiembre, disfrutamos de una climatología muy buena, con temperaturas de veinte grados durante los diez días que pasamos en HOKKAIDO. 
 
Lo más interesante de esta población es su buena ubicación para poder visitar los alrededores, puesto que desde allí podemos ver el parque nacional de AKAN, famoso por sus paisajes de bosques cerrados y volcanes, además de sus osos pardos con los que hay que lidiar en las rutas de montaña. Es muy recomendable la subida al monte MASHU, un volcán que, tras cinco horas de ascenso, nos regala la inolvidable alegría de disfrutar de maravillosas vistas desde su cumbre, viendo su cráter con fumarolas y la laguna de color azul turquesa que alberga.  
 
image018
 
El principal inconveniente es cargar con el pesado equipo fotográfico durante la subida, pues es muy costoso para nuestras espaldas, pero aun así decidí que no podía perderme una maravillosa foto y arrepentirme más tarde y, costara lo que costara, decidí llevar la cámara réflex y el objetivo 24-70mm, para poder tomar una fotografía que me hiciera revivir el momento pasado en la cumbre, además de llevar también el trípode de carbono de viaje para poder hacer alguna panorámica.
 
image020
 
Al día siguiente fuimos al parque nacional de SHIRETOCO, donde se da la máxima concentración de ejemplares de oso pardo, aunque, a decir verdad, no fuimos capaces de ver ninguno pues la vegetación es tan cerrada que impide el avistamiento y también porque, como nos comentaron algunos rangers del parque, ya era la época de ir subiendo a zonas más altas de las cumbres para pasar el invierno. No obstante, subir a la cima del monte SHAR fue una muy buena experiencia.
 
image022
 
Seguimos el recorrido por la isla y atravesamos por el Parque Nacional de KUSHIRO SHITSUGEN, hacia la población de OBIHIRO, una pequeña ciudad en el camino que atraviesa el sur de la isla. Lo más interesante desde el punto de vista fotográfico es el profundo carácter rural de toda la isla, con campos labrados y arrozales por todas partes, además por casualidad, encontramos una pequeña población llamada BIEI, en cuyos alrededores se cultivan flores de unos colores maravillosos, que daban una imagen irreal y fantástica.
 
image026
 
image024
 
Desde OBIHIRO nos pusimos en camino a NOBORIBETSU, una población que vive en sus calles las aguas calientes que manan por doquier del interior de la tierra. Todos sus hoteles tienen los famosos ONSEN, baños públicos que hay que conocer y probar para poder echarlos de menos cuando has regresado a casa. Son todo un símbolo de la cultura japonesa de la limpieza y el relax, con aguas que no hace falta calentar pues manan directamente del suelo a altas temperaturas, aportando una experiencia que es una verdadera delicia.
 
image028
 
En esa misma ciudad podemos observar las fumarolas de un volcán que está situado dentro de la población, con el riesgo que supone el hecho de que cualquier día pueda entrar en erupción.
 
image030
 
A la hora de tomar fotografías, las gentes de la zona son muy amables y participativas cuando quieres hacerles un retrato o incluso hacerte una foto con ellos. 
 
image032
 
Hay muchas oportunidades para fotografiar a la gente y sus costumbres, vestidos con la ropa tradicional o dentro de los IZAKAYAS o restaurantes locales, en los que te permiten hacer fotos, por supuesto siempre pidiendo permiso. 
 
image034
 
image036
 
Desde allí puedes visitar el Parque Nacional del SHIKOTSU TOYA, un gran cráter volcánico que está inundado, dando lugar al famoso lago TOYA, por el que se puede navegar en barcos y que se ha convertido en una zona bastante turística para los japoneses que visitan la isla. 
 
image038
 
Desde allí seguimos nuestro camino hasta la pequeña ciudad de HAKKODATE, una población situada junto al mar desde donde nos disponíamos a realizar el paso hacia la isla principal de HONSHU montados en el tren bala. 
 
image040
 
Haciendo un inciso, es muy aconsejable comprar el Japan Rail Pass, que permite moverte en tren por Japón libremente. Todas la veces que quieras y sin problema de kilómetros o rutas. Llegado este punto dejamos el coche de alquiler y emprendimos la segunda parte del viaje desplazándonos en tren. 
 
image042
 
A nivel fotográfico, tengo que comentar que con una lente 24-70mm 2.8 de Canon, se pueden hacer todas las fotos relacionadas con el viaje, adaptándose a las distintas situaciones que se dan en cada momento. También señalar que el trípode de viaje Manfrotto de carbono es ideal para situaciones de falta de luz, como las que se producen en el interior de los espesos bosques japoneses o dentro de los numerosos templos, que lo hacen indispensable a la hora de estabilizar la cámara y evitar el movimiento, sobre todos si queremos hacer fotografía HDR o las panorámicas que tanto me gustan para mis paisajes. 
 
image044
 
image046
 

Isla de HONSHU

HACHINOHE – NIKKO – TOKIO – KANAZAWA – TAKAYAMA – NAKATSHUGAWA – KII KATSUURA – KOYASAN – NARA – KIOTO – HIMEJI

Proseguimos la ruta a través de la isla de HONSHU. En el norte de la misma nos detuvimos unos días en la localidad de HACHINOHE, situada en el este a orillas del Pacífico. 
 
image048
 
Allí se encuentra un parque nacional que discurre a lo largo de su costa y que es sorprendentemente salvaje, contando con varias poblaciones a sus orillas donde los japoneses suelen pasar unos días de relax en verano, disfrutando de sus playas de arena dorada. 
 
image050
 
También nos detuvimos para ver sus cielos impolutos y libres de contaminación lumínica, que daban la oportunidad de hacer alguna fotografía nocturna de la Vía Láctea o, simplemente, una circumpolar. La cuestión es que no hubo nada de suerte debido a que durante esos días se estaba anunciando la llegada de un tifón que trajo demasiada nubosidad y alguna que otra lluvia. 
 
Desde allí nos dirigimos ya hacia la localidad de NIKKO, en la provincia de TOCHIGI, donde nos iban a esperar unos días de fotografía y visitas fascinantes. NIKKO es una localidad que alberga un núcleo lleno de templos ancestrales y es visita obligada si vais a Japón. Lo más recomendable es intentar alojarse en la localidad una o dos noches, para ver la tranquilidad que se respira cuando los turistas que se desplazan desde TOKIO ya se han marchado. 
 
image052
 
El único inconveniente es que hay que buscar un restaurante para cenar antes de las seis de la tarde, porque es la hora a la que sale el último tren y, una vez que los turistas se han marchado, los restaurantes echan el cierre y ya no hay posibilidad de comer nada. 
 
image055
 
image054
 
El conjunto de la ciudad de NIKKO es un paisaje idílico, con un magnífico conjunto de templos que merece la pena disfrutar con tiempo y sin prisas. En cuanto a las fotos, necesitarás cámara y trípode para buscar los mejores encuadres y llevarte a casa magníficos recuerdos en forma de fotografías. A la vuelta, llegarás pensando en cómo revelarlas lo antes posible, como me ocurrió a mí. 
 
image058
 
En esta población se encuentra el famoso santuario sintoísta de TOSHOGU, establecido en 1617 como un lujoso memorial para TOKUGAWA LEYASU, fundador y líder del SHOGUNATO TOKUGAWA o periodo EDO.
 
image060
 
El santuario incluye la puerta YOMEIMON, bañada en oro; el santuario principal ubicado en una arboleda de cedros y la tumba en sí. Al salir del santuario TOSHOGU, nos acercamos al santuario FUTARASAN, menos espectacular pero mucho más antiguo pues se fundó en el año 782. Es imprescindible cruzar las puertas NIOMON, NITENMON y KARAMON para visitar el TAIYUINBYO o mausoleo de TOKUGAWA LEMITSU, para ver las estatuas de madera lacadas en oro en el interior del salón del templo del RINNOJI.
 
image062
 
También es una impresionante vista la del puente SHINKYO, uno de los tres puentes más bonitos de todo Japón y pasear por el abismo de KANMANGAFUCHI para ver las decenas de estatuas de piedra de JIZO, protector de los niños, las embarazadas y los caminantes.
 
image064
 
image066
 
Como la zona en la que se ubica NIKKO está dentro de un Parque Nacional, es muy recomendable visitar la Oficina de Turismo para pedir algún mapa de los diferentes caminos de trekking que se encuentran por la zona. Están muy bien señalizados y son una joya que te llevas en el recuerdo cuando los recorres, paseando a lo largo del río que discurre por el valle, pasando de uno a otro templo y encontrando en el camino zonas de aguas termales que dan lugar a fumarolas y paisajes lunares. También se puede tomar un autobús con el que, después de una hora de recorrido por una carretera sinuosa de alta montaña, se llega a una zona que, a pesar de ser muy turística, conserva la vista de sus cascadas y montañas salvajes, siempre que no tengas la mala suerte de elegir un día de niebla, como nos pasó a nosotros. 
 
image068
 
Después de pasar tres días mágicos en un lugar tan auténtico, nos dirigimos a la vorágine de la gran ciudad de TOKIO. El primer problema que nos encontramos fue a la hora de usar el metro y el ferrocarril, aunque pasado un día ya comprendes cómo funciona y eres capaz de llegar sin problema a todos los lugares que hayas pensado visitar. 
 
image070
 
He de decir que nos sorprendió gratamente la ciudad, pues la esperábamos muy ruidosa y agobiante y no fue el caso. Eso se debe a que, tanto en TOKIO como en todo Japón, la circulación de vehículos privados es muy baja y la movilidad es posible gracias al transporte público, que funciona a la perfección.
 
image072
 
La forma de fotografiar en una gran urbe como TOKIO tiene que ser muy rápida, para captar todas las situaciones fotográficas que se suceden: la gente y sus vestimentas, sus templos, sus edificios llenos de luces de neón, etcétera. 
 
image073
 
image075
 
Es importante el uso del trípode si queremos sacar alguna toma de las luces de la ciudad. La exposición debe ser muy correcta, dado que la intensidad de la iluminación va cambiando, así que el uso de trípode es muy recomendable. 
 
image079
 
image078
 
image077
 
Dejamos la urbe de TOKIO y nos dirigimos al monte FUJI para conocer la emblemática montaña venerada por los japoneses y realizar alguna que otra marcha. Nos alojamos en la falda de una montaña desde la que podíamos ver de frente la vista de la cima, a orillas de un lago situado en las faldas del propio FUJI. 
 
image083
 
A la mañana siguiente nos fuimos a verlo desde el lago, haciendo trekking a lo largo de su perímetro y visitando los templos situados en el camino, que convierten el paisaje en una zona muy vistosa desde el punto de vista fotográfico, con rincones desde los que se pueden sacar grandes tomas.
 
image085
 
Después de dos días de visita a la mítica montaña, regresamos a TOKIO para seguir el camino hacia la zona conocida como los Alpes japoneses. 
 
image087
 
Primero salimos con destino a KANAZAWA, una ciudad de tamaño mediano con un conjunto de monumentos y un castillo que dotan de interés el camino de entrada a las montañas. Tiene además un barrio con casas de madera que se conserva en perfecto estado y en el que se inspiró el libro Memorias de una geisha. 
 
image089
 
image090
 
Es el antiguo barrio de las geishas de la época en el que todavía, si tenéis suerte, podéis ver a los locales con sus trajes tradicionales. 
 
image094
 
image093
 
image092
 
Como podéis imaginar las fotos de retrato se suceden gracias a la amabilidad de los japoneses que no ponen problemas para fotografiarlos, siempre pidiendo permiso como ya hemos hablado anteriormente. 
 
image097
 
image096
 
Partimos de esta localidad para ir en autocar hasta un pueblo en mitad de las montañas en el que la mayoría de los turistas son de nacionalidad china, que siempre van con prisa y se limitan a tomar una foto y marcharse a la misma velocidad a la que llegaron. 
 
image099
 
Por eso y por su ubicación, mi recomendación es la misma que compartí con vosotros sobre NIKKO: si podéis pasar allí un par de días os encontraréis con un lugar idílico que compartirás con la agradable gente local, alojándote en sus casas y disfrutando de la experiencia inolvidable de sus aguas termales y sus cultivos al pie de las viviendas, construidas con un estilo arquitectónico muy similar al de los pueblos alpinos de Suiza o Austria. 
 
image101
 
image102
 
image104
 
Siguiendo nuestra ruta llegamos a la localidad de TAKAYAMA, que posee un distrito tradicional de calles y casas de madera típicas japonesas en las que habitaban las geishas y que se conserva en perfecto estado. Además, podemos hacer una ruta circular por los montes circundantes y los templos que albergan y ver la ciudad desde las elevaciones del camino, haciendo muy recomendable la visita a la zona. 
 
Desde allí, salimos hacia la localidad de NAKATSHUGAWA, una pequeña ciudad que está de camino hacia el sur y en la que paramos durante un par de días para hacer la famosa ruta que va desde la población de MAGOME hasta la de TSUMAGO y que discurre a través del bosque frondoso y cerrado une las dos localidades. 
 
Es un fantástico recorrido de trekking de seis horas de duración, que se puede realizar tranquilamente, a lo largo del cual encontraréis monumentos de la época de los SAMURAIS que atravesaban las montañas. 
 
image106
 
Pero, ¡OJO con los OSOS! Encontraréis numerosos carteles para que tengáis cuidado, porque es muy fácil encontrarse con ellos en mitad del camino. 
 
image108 image110
 
La siguiente parada después de visitar los Alpes japoneses fue la península de KII, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con la denominación de Sitios Sagrados y Rutas de Peregrinación de los Montes KII. Esta península es de las más grandes de la isla de HONSHU, y la escogimos con el fin de poder realizar un buen tramo del famoso camino de peregrinación por los sitios sagrados a través de las montañas de KUMANO KODO. En esta zona podemos recorrer una numerosa red de caminos y rutas perfectamente señalizadas, que conectan los santuarios de KUMANO SANZAN, el santuario de KUMANO HONGU TAISHA, la cascada NACHI y su pagoda NACHI TAISHA. 
 
También nos podemos alojar en cualquiera de los santuarios para poder continuar la peregrinación. Es una red de rutas hermanadas con el Camino de Santiago y podemos ver en algún que otro lugar la concha de los peregrinos de Santiago.
 
Nos alojamos en la costa, en la localidad de KII KATSUURA, muy cerca de los santuarios que están en el interior de las montañas. Es una localidad muy pequeña y muy agradable de visitar si tenéis la oportunidad, ya que se trata de un puerto pesquero que es el segundo más grande de Japón en subasta de atunes capturados, después del puerto de TOKIO. 
 
image112
 
Desde allí, además de realizar alguna de las rutas de senderismo disponibles y visitar poblaciones y santuarios, podéis ver algunas de las escenas de la plantación y recolección del arroz al modo tradicional. Como comenté al principio, una de las cosas que más me sorprendió de Japón es que, aunque yo siempre había pensado que era un paraíso tecnológico, desde que iniciamos la ruta mi experiencia es muy diferente al encontrar un país muy agrícola y pesquero, que mantiene las formas ancestrales de cultivo. 
 
image114
 
Pasados cuatro días por los bosques de la península de KII, llegamos a la localidad de KOYASAN, un lugar inolvidable con sus innumerables santuarios que llenan la población y su famoso cementerio con tumbas ancestrales de samuráis. Si podéis, es muy recomendable visitarlo también por la noche, puesto que está iluminado por linternas japonesas y le dan un aspecto fantasmagórico.
 
image116
 
El único inconveniente de la zona es que, al estar ya muy próxima a la ciudad de KIOTO, se nota mucho el incremento de turistas tanto japoneses como chinos, que llegan en numerosos autocares para hacer excursiones de un día y que cuando se marchan por la tarde dejan un ambiente de máxima tranquilidad como requiere un lugar dedicado a la meditación y el rezo. 
 
image118
 
image119
 
Incluso es posible unirse a los monjes de los santuarios de las montañas en su meditación de la mañana, aunque hay que madrugar bastante y no ser remolones. Desde allí pusimos rumbo a KIOTO, parando en la población de NARA que alberga el mayor buda dorado en un santuario, ubicado en un recinto ajardinado que está lleno de ciervos, que se meten entre los turistas para poder llevarse algo de comida. 
 
Es un lugar plagado de turistas procedentes ya de todos los lugares del mundo, y no sólo chinos o taiwaneses. Eso nos indica que ya estamos llegando a la ciudad de KIOTO, a la que podemos desplazarnos fácilmente en ferrocarril local, con muy buenos horarios.
 
image121
 
Ya en KIOTO, lo que os sugiero es ir a la oficina de turismo y pedir un plano que os ayude a organizar las excursiones de cada día y planificar muy bien los lugares que vais a visitar para aprovechar el tiempo al máximo. Acabaréis destrozados de patear los innumerables lugares que os ofrece la ciudad: bosques de bambú, templos budistas clásicos con sus maravillosos jardines, palacios imperiales, santuarios shinto y barrios de casas de madera tradicionales. 
 
image123
 
También podréis ver a las geishas en el barrio de GION, recorrer el Camino de la Filosofía, un sendero que discurre junto a un canal bordeado de cerezos y arces, y visitar templos como el GINKAKU-JI, con su estanque rodeado de pinos y el NANZEN-JI, con su famoso jardín Zen.
 
image124
 
image126
 
Además, podemos recorrer al famoso pasillo formado por las toris de color naranja del santuario de FUSHIMI INARI TAISHA, una sucesión de cientos de arcos situados en fila a lo largo del bosque.
 
image128 image129
 
Otra visita obligada es el castillo de NIJO, de la era Shogun, con elaborados interiores de maderas talladas, que contrasta con el templo de KINKAKUJI, más conocido como el Pabellón Dorado, con sus paredes recubiertas de oro. 
 
image130
 
image132
 
Al oeste de la ciudad encontramos la arboleda de bambú de ARASHIYAMA, que ofrece tranquilos paseos entre las altas cañas.
 
image134
 
La vida nocturna de KYOTO es muy agradable. En el distrito de GION, a lo largo de la tradicional calle de PONTO CHO, podemos encontrar infinidad de locales para comer, con un ambiente que nos trasporta a la época de los samuráis.
 
image137
 
image136
 
image138 
 
image139
 
Desde KIOTO con el tren de alta velocidad, podéis desplazaros fácilmente para visitar la ciudad de HIMEJI, que alberga un maravilloso castillo que la convierte en visita obligada.
 
image141
 
Desde allí, en treinta minutos, se llega a la línea que conduce hasta HIROSHIMA. Por desgracia, después de todo un mes de ruta japonesa, no tuvimos tiempo de llegar hasta allí en nuestro recorrido. Quedamos a la espera de un segundo viaje que nos llevará al sur de Japón para ver sus innumerables islas de coral, pero para eso tendremos que esperar a unas nuevas vacaciones. 
 
image143
 
Espero que mi relato os haya servido para tener una primera impresión muy positiva de Japón, ya que a nosotros nos gustó muchísimo y nos hizo cambiar nuestra forma de pensar sobre la sociedad japonesa y sus costumbres, con su educación exquisita, la limpieza y la preocupación por la ecología, que hacen que un país tan tecnológico no se olvide del sentido ancestral y el respeto a sus antepasados, conservando sus costumbres, sus formas y sus ritos.
 
¡Hasta el próximo viaje, amigos!
 
image145
 
Japon